domingo, 9 de septiembre de 2012

PENSAMIENTO LATERAL, APRENDIZAJE Y COTIDIANIDAD

Posted By: Guillermo Molina Miranda - 17:10:00

Share

& Comment

Imagen: Mentechip.bmp. labusquedadelitacaeducativocb78.blogspot.com 
Julio César Arboleda*
Dirección Redipe

RESUMEN


En un mundo asimétrico difícilmente prosperan los esquemas rígidos. El reto de quienes fijan su acción en un modelo dado no reside en moldear las situaciones a tal lógica, sino en acomodar el esquema a estas. A diferencia del pensamiento vertical, el pensamiento lateral no se rige por las secuencias lineales que limitan la percepción y la acción, no ignora alternativas, opciones o aspectos que no encajen dentro del esquema. Por el contrario, regala la posibilidad de beneficiarse de estos, flexibilizando la percepción y la manera de obrar y actuar. En materia de aprendizaje el pensamiento lateral potencia los procesos que conducen a la apropiación, uso y comprensión de conceptos y conocimientos.

PALABRAS CLAVE

Pensamiento lateral, pensamiento vertical, aprendizaje, atrevimiento, experiencia.

Casi siempre miramos sin ver, y cuando pensamos poco actuamos. Si logramos identificar y aceptar algún error o debilidad, no siempre asumimos estos de manera responsable o acertada. Pareciera que no viéramos los problemas o no quisiéramos verlos. Cuando los advertimos nos enfrentamos a otras dificultades: las limitaciones de nuestra mirada, la incapacidad de ver aquellos en una perspectiva más amplia o diferente a la que estamos acostumbrados. Así las cosas, terminamos postergando la resolución de hacerles frente. Nos conformamos con mirarlos y hasta somos espectadores pasivos del daño que ocasionan. Todos los seres humanos vivimos al menos una situación de esta naturaleza.

Estas limitaciones, inherentes a todas las personas, tienen que ver en gran medida con el grado de desarrollo de nuestra facultad de pensamiento, particularmente del pensamiento lateral. El pensamiento lateral tiene relación con la capacidad de ver lo que rutinariamente solo miramos, y recíprocamente; así mismo, con la capacidad y disposición para atreverse a realizar lo que muchas veces no hacemos por temores, miedos, creencias, suposiciones, fantasmas, obsesiones, entre otros óbices que signan nuestra vida cotidiana. No estamos preparados para ver las cosas que nos hacen infelices, ni siquiera reparamos con atención en aquellas que supuesta o realmente nos hacen felices. Por no querer, saber o poder ver algunas cosas, terminamos llenando nuestras vidas de nuevos escollos, ahondando las dificultades.

Lateralidad vs verticalidad

Contrario al pensamiento cerrado, unidimensional, monolítico, convergente que caracteriza a los dogmáticos de la razón y de las emociones, el pensamiento lateral es flexible, no agrega ni es agregado por otros pensamientos, por otros modos de ver. Quien posee pensamiento lateral tiene cierto grado de flexibilidad para advertir las cosas, y una mayor posibilidad de actuar constructivamente, que las personas carentes de esta capacidad y aquellas que se pueden caracterizar como verticales, rígidas. Provee a las personas de mejores posibilidades analíticas, emotivas, intuitivas, racionales y no racionales. Por principio, el pensamiento lateral no cierra ninguna de las puertas de la mente.

La mente no está preparada para ver las cosas desde sus múltiples posibilidades ni para modificar hábitos y conductas. Las mentes analítica, analógica, crítica, emocional y creativa requieren formación en pensamiento lateral, para actuar con flexibilidad en las situaciones requeridas del mundo de la vida y en mundos posibles. La formación de pensamientos múltiples es una tarea que se debe iniciar desde muy temprana edad, si se quiere desde el preescolar.

El pensamiento es plural. Hemos educado en pensamientos rígidos, aún en los procesos analíticos y argumentativos. El análisis y la argumentación no garantizan el desarrollo, una vida feliz, digna; igual que la carencia de estas habilidades. La vida no requiere sólo de análisis y argumentación -- estas habilidades de pensamiento crítico han constituido ciertamente la base de la educación tradicional y del pensamiento dogmático --; no obstante sus bondades para la comprensión y solución de problemas y situaciones, no bastan, a mi modo de ver, para responder a ciertos imperativos de la vida y la sociedad, los cuales demandan, más que un pensamiento de confrontación, capacidad de control y pilotaje metacognitivo, así como hábitos de pensamiento más constructivos tales como el pragmático, el analógico, el axiológico-lateral, el investigativo o el de diseño. El pensamiento lateral acompaña a otros pensamientos y es acompañado por estos cuando actúa en situaciones que lo reclaman.

Lugar del pensamiento lateral en la vida de las personas

El pensamiento lateral es la serie de operaciones mentales, estrategias y representaciones que alguien usa en su experiencia de mundo en razón de capturar las situaciones, fenómenos y objetos de conocimiento como unidades complejas y desde diversas dimensiones, enfrentando las inhibiciones y mismidad que impone la vida cotidiana (Arboleda, 2006). Es el potencial en virtud del cual un sujeto se atreve a proceder en una situación o evento de manera diferente a la costumbre y el hábito, a la luz de sus sentimientos, razones, creencias y corazonadas, para generar mejores oportunidades para los ámbitos en los cuales interactúe (Arboleda, 2011).

Alguien con determinado grado de pensamiento lateral podría prevenir o resolver dificultades o problemas con menor tensión y esfuerzo, y, dependiendo de la situación, quizás con mayor grado de placer, que alguien que siga las dinámicas de la lógica basada en secuencias lineales, en patrones de pensamiento único, rígido, vertical, que moldea todo, inclusive lo nuevo, a este esquema mental. Tendría la posibilidad de moverse a contrapelo o de modo flexible, provocadoramente. Fluiría al compás rítmico de su espíritu explorador de nuevas situaciones, de caminos inesperados, de estrategias y alternativas diferentes; en virtud del cual transgrede la norma-lidad, se fuga de la rutina, de la mismidad, acaso rompiendo temores, miedos, creencias que le impidan modificar hábitos, modos de obrar, pensar, actuar, percibir, ser y vivir.

Alguien con determinado grado de pensamiento lateral se atrevería quizás a desapegarse, a “destetarse”, a ver de modo distinto, a ponerse en el lugar de otra u otras personas, a barajar alternativas distintas o diferentes, menos convencionales o convergentes; a ser menos imponente, menos débil, menos pasivo, más autónomo, proactivo, respetuoso de la solidaridad y la privacidad. Digno.

Necesitamos crear nuevas alternativas, nuevas formas de vivir, estrategias para cambiar conceptos y percepciones, mejores formas de hacer las cosas, de relación intra e interpersonal; asimismo, advertir consecuencias, predecir, tomar decisiones. Ello no lo posibilitan, por sí solos, los pensamientos crítico y lógico, inclusive la lógica modal, que es sustantiva en la creación de alternativas y mundos posibles, según lo tratamos de mostrar en la conceptualización y aplicación de mapas cognitivos de Pensamiento lógico-analítico, conceptual y axiológico- lateral (Arboleda, 2000).

El pensamiento lateral permite advertir aspectos que la vida diaria no deja ver, muchos de los cuales representan impases u oportunidades para la felicidad y calidad de vida. El mundo actual nos embebe en la rutina de la prisa, del afán, de la inmediatez. En razón de la eficiencia, de la rapidez, del rendimiento debemos actuar inmediatamente (!), y no hay tiempo para pensar en uno mismo, en su vida, en su dignidad, en las acciones ni en las consecuencias y prevención de algunas de estas. Entonces dejamos de ver muchas cosas, situaciones, fenómenos de nuestro diario vivir; nos acostumbramos a repetir los errores. En el afán de hacer, del día a día nos asaltan nuevos problemas, se profundizan los que tenemos, y hasta vivimos la ilusión de haber resuelto alguno.

En el aprendizaje

Alguien con pensamiento lateral podría estar en capacidad de formar mayores o mejores aprendizajes, de construir conocimientos, significados y sentidos a partir de cierta información inherente a una situación o aspecto determinado que le cause inquietud. Uno puede aprender bajo patrones convencionales enmarcados en la repetición de información (aprendizaje memorístico), o bajo esquemas de apropiación intelectual de esta (aprendizaje semántico). Puede inclusive ir más allá del conocimiento, explorando ambientes diversos para la aplicación y uso de este (aprendizaje por competencias); ir más allá de la aplicación – proceso que también puede configurar una lógica mecánica, útil al mercado común del conocimiento --, si reflexiona sobre la utilidad del conocimiento apropiado y usado (aprendizaje por comprensión); y puede avanzar escenarios en los que gestiona y usa conocimiento con sentido edificador, para el desarrollo de sí mismo, del entorno y de la vida (aprendizaje por comprensión y proyectos de vida) 1.

En el proceso que va de la información a la comprensión, pasando por el conocimiento y las competencias (Arboleda, 2006-2007A-B), cumple un papel fundamental el pensamiento lateral, pues dota la mente de la dinámica, heurística y pensamiento hacedor y actuante que precisa el aprendizaje activo y exitoso. En esta línea, la institución educativa debe formar el pensamiento, mejor aún, los pensamientos múltiples, incluido el pensamiento lateral; generar espacios para desarrollar en los maestros conocimientos, habilidades y actitudes para asumir la formación acompañando sus procedimientos exitosos de estrategias correspondientes a diversos enfoques y perspectivas teóricas y metodológicas, y formar esquemas cognitivos, pedagógicos y actitudinales flexibles.

De este modo el estudiante se formaría en un espacio que podría hacer tácita la provocación, la necesidad de subvertir los patrones dominantes de pensamiento, los modos rutinarios de aprender, percibir, inclusive de ser, actuar y obrar; naturalizaría el acto de interrogarse proactivamente (a través de preguntas que trascendieran las meras razones) sobre el otro lado de las cosas, otras posibilidades de capturar las situaciones y aspectos que tejen su vida y la vida, la posibilidad de acercarse a características y dimensiones de un objeto de aprendizaje que no estaban previstas, contempladas o vistas como posibles.

Educar la mirada


Es necesario educar la mirada para ver lo que a simple vista no vemos en la vida laboral, familiar, escolar o cotidiana. Alcanzar la mayoría de edad en la mirada es ya una manera de aprender a mirar viendo, si se prefiere, aprender a ver mirando, a ver y mirar reparando, a ver flexibilizando (dignificando) la percepción humana. Ese debería ser el fundamento de la formación de niños, jóvenes y adultos.

Educar la mirada implica al pensamiento, acompañar la mirada rutinaria de un ojo avizor que posibilite ver a través de operaciones reflexivas, cognitivas y metacognitivas que permitan construir sentidos y significados a lo que hacemos, a la manera como vivimos, como sentimos, como actuamos, como resolvemos o dejamos de resolver los conflictos, los problemas, los retos de vivir. Implica también al sentimiento, a las emociones, a las corazonadas, la intuición, la percepción, la disposición a ver con otra mirada, crítica, divergente, compleja, hacedora o atrevida. Implica funciones psíquicas racionales y no racionales. Implica la experiencia, el reto de transformarnos, de quebrarnos, de ser otros; pasar de la mirada unilateral a la mirada plural, múltiple, flexible; del monolitismo a la flexibilidad del pensamiento.

La mayoría de edad precisa de una actitud cognoscitiva que incluya la exploración de sí mismo, la necesidad permanente, si se quiere insaciable de conocer y esclarecer los objetos de conocimiento, y de asumir todas las esferas de nuestra vida personal y social como objetos de conocimiento, mejor como objetos de comprensión. He ahí la mirada lateral, la posibilidad de ver lo que a simple vista no vemos o tememos ver, de reparar lateralmente en el entorno, en lo que pensamos, decimos y hacemos o estamos siendo, en nuestros miedos y temores, en lo que nos impide amar con la razón y el sentimiento, ser libres, independientes, ser amigo de sí mismo, solidario, y asumir las relaciones y todos los fenómenos, aspectos y situaciones de la vida con mayoría de edad.

Acaso dos tareas tenga la escuela en esta dirección. Una: generar oportunidades para desarrollar en los estudiantes pensamientos múltiples: lógico matemático, lógico lingúístico, lateral, conceptual, divergente, inclusivo, crítico, analógico, axiológico, complejo, emprendedor/hacedor, paralelo e investigativo, entre otros; aplicado al aprendizaje el pensamiento lateral, en particular, es capital no sólo para la construcción de conocimiento, sino, además, para la formación de valores, actitudes, disposiciones, comprensiones y proyectos de vida. Dos: dignificar la formación de pensamiento, tanto del pensamiento que requiere tomar decisiones inmediatas para atender las exigencias del mundo de la vida, como del pensamiento que obra al ritmo de nuestra propia espiritualidad, es decir de nuestra capacidad y disposición para vernos y congraciarnos con nosotros mismos, con la vida, con el otro; para autoplaticar, reconocernos; reparar en lo que ordinariamente solo miramos; rumbear por caminos inciertos, nuevos, diferentes. Es necesario que la escuela lidere la formación de pensamiento lateral digno, el uso de un pensamiento para el desarrollo de la persona humana y de la vida en un mundo asimétrico.

* Una ampliación de este artículo se encuentra en: Revista Magisterio (marzo- abril, 2008) Julio César Arboleda. j.c.arboleda@hotmail.com, jcarboleda1@yahoo.com
---------------------------------
1 Una ampliación de esta temática, incluida la presentación de estrategias, la realizo en los siguientes libros: Pensamiento lateral y aprendizajes (editorial Magisterio, 2007), Reflexión lateral: mirar viendo (editorial Colegio de España, asociada a la Universidad de Salamanca, en prensa), Estrategias para la comprensión significativa (Edit Magisterio, 2005), Metodología del aprendizaje por competencias, comprensiones y proyectos de vida (Fundación Penser-Universidad Autónoma del Cauca, 2007), Modelos pedagógicos autónomos: elementos para su construcción, fortalecimiento y flexibilización (Fundación Penser- UAC, 2007), entre otros más recientes.
 Boletín Virtual REDIPE No 816. Agosto 31 de 2012 - ISSN 2256-1536 boredipe@rediberoamericanadepedagogia.com

About Guillermo Molina Miranda

Techism is an online Publication that complies Bizarre, Odd, Strange, Out of box facts about the stuff going around in the world which you may find hard to believe and understand. The Main Purpose of this site is to bring reality with a taste of entertainment

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © 2013 Revista Pedagógica Nueva Escuela™ is a registered trademark.

Designed by Templateism. Powered By Blogger | Published By Gooyaabi Templates