domingo, 8 de mayo de 2022

CRÍTICA FILOSÓFICA A LA EDUCACIÓN NEOLIBERAL

Una crítica de esta naturaleza demanda empezar por un marco teórico-conceptual y ciertos instrumentos metodológicos necesarios para debatir con el aparato conceptual y metodológico de lo que se llama “educación neoliberal”.

Juan Rivera Palomino 
Filósofo y educador
Ideele Revista Nº 237


Partamos del concepto mismo de educación. En su dimensión extensional, se refiere a las acciones y actividades informativas y formativas que se dan en la familia, en la comunidad, a través de los medios de comunicación masiva y en todo el conjunto de la sociedad. A este proceso amplio y comprehensivo la Unesco lo denominó educación permanente a partir de la década de 1970. Estas instituciones y la sociedad en su conjunto educan positivamente, forman bien a sus miembros o los deseducan y malforman en una dirección teleológica negativa de acuerdo con el modelo sociopolítico predominante y dominante. Si el modelo social es socialdemócrata, las instituciones educarán en una dirección determinada. Otra será la situación si el modelo socioeconómico es de corte neoliberal, economicista, mercantilista. La educación no hace más que expresar, reproducir e imponer el modelo social imperante.

La segunda dimensión de la educación es la intencional, porque ésta no es más que un proceso sociohistórico en el cual se dan un conjunto de interacciones sociopolíticas entre los educadores y los educandos a partir de un conjunto de objetivos y fines que son los que le otorgan una dirección teleológica determinada, que puede ser de dominación o de liberación del conjunto de los educadores y de los educandos y del conjunto de la sociedad.

Un tercer aspecto problemático es el que se refiere al problema de la libertad educativa que deben disfrutar tanto los educadores como los educandos. Ella consiste en la capacidad de decisión libre, autónoma e independiente de unos y otros de educarse y autoeducarse de acuerdo con sus criterios, valores, ideario, imaginario y situación sociopolítica. Es decir, de elegir libremente qué tipo de educación y de instrucción es la que más les conviene según sus objetivos familiares y, sobre todo, personales. No los que le imponga el sistema social y el sistema educativo. No se trata de alcanzar o lograr una carrera profesional con la que luego no va a encontrar empleo, lo que le causará frustración, sino de una que le permita desarrollarse como persona social y humana.

En el contexto de la relación estrictamente escolarizada, en el centro educativo, la pregunta concreta que surge es: ¿Con qué derecho el sistema, la institución y el profesor intervienen en la educación del niño o del joven introduciendo cambios, como decía el filosofo peruano Augusto Salazar Bondy, en sus estilos de pensar, sentir y actuar sin darle la oportunidad democrática de que ellos participen en la toma de decisiones de su educación? ¿Acaso no tienen el derecho de participar en el proceso de su educación? En esto consiste, en parte, el proceso de democratización de la educación que, según José Carlos Mariátegui, debería ir precedido o paralelo a la democratización de la economía. Creo firmemente que los principios que debe guiar la acción educativa son los de libertad social e individual, igualdad social e individual, actividad social e individual y, por ende, la creatividad como sinónimo de originalidad, flexibilidad, fluidez y pensamiento divergente, y la reciprocidad social e individual.

Por consiguiente, podemos caracterizar a la educación como social, histórica, económica, política, humana y teleológica, porque apunta a una direccionalidad positiva de formación o malformación de un ser humano que conduce a los procesos de cosificación, alienación, de entrenamiento y de domesticación.

Esta concepción se traduce como componente de una concepción y doctrina educativas; se expresa en las políticas educativas, en el currículo, en la formación magisterial y en la práctica educativa.

El ser humano —niño o joven— es reducido a mercancías con valor agregado productivo, competitivo, individualista.

Dicho esto, veamos ahora el pensamiento “educativo” neoliberal.

En primer lugar, este tipo de pensamiento no tiene la dimensión extensional del auténtico concepto de educación. Desde una perspectiva economicista, mercantilista y pragmatista, lo reduce a lo meramente instruccional escolarizado, donde la acción instructiva se realiza al interior de las paredes de las aulas de las llamadas instituciones educativas. La instrucción adquiere la forma de entrenamiento en razonamiento matemático y comprensión de textos. No interesan los procesos del aprendizaje que se enfatizaron al comienzo, sino sus logros, traducibles en buenos puntajes o buenas calificaciones. No interesaban las ciencias naturales; menos las sociales, la filosofía y la educación artística. Se enseña para obtener “logros de aprendizaje”, como siempre repetía la exministra Patricia Salas. Era y es el típico modelo “cajanegrista” de entradas y salidas con poco y ningún feedback. Este modelo recuerda al neoconductista de Skinner y a los cibernéticos y, por último, a los modelos empresariales de costo-beneficio-ganancia. Y, sin embargo, se hablaba hasta el cansancio del constructivismo de Piaget, que sí tomaba en cuenta los procesos y la teoría del aprendizaje significativo de Ausubel. Al pobre Vigostky se lo redujo a constructivista, cuando su posición era de tipo sociocultural y tomaba en cuenta tanto lo externo sociocultural e histórico como lo interno con las mediaciones lingüísticas, que se expresaba con dos conceptos o momentos: lo interpsicológico y lo intrapsicológico. La acción instruccional se ha reducido a lo meramente intelectual y a lo informacional, dejando de lado lo socioemocional y lo volitivo, conativo, como afirma el doctor Pedro Ortiz Cabanillas.

La concepción instruccional encajaba y correspondía con el pensamiento económico neoliberal, los costos-inversiones como entradas y los beneficios-ganancias como salidas. No importa lo que sucede dentro de la caja negra o en los procesos. Dos conceptos más importantes son el de capital humano y el de valor agregado. El objetivo de la instrucción mercantil es entrenar capital humano eficiente y de calidad. El ser humano —niño o joven— es reducido a mercancías con valor agregado productivo, competitivo, individualista.

En el proceso instructivo no interesaba más que los objetivos y fines externos a los que apuntaban; es decir, lo económico, lo productivo. Tal era la teleología de esta concepción. No interesaban los objetivos y fines de los educandos y de los educadores como personas humanas, quienes tenían el derecho de desarrollar su personalidad en forma integral, completa y no cosificada, mercantilizada y alienada, sino libre de fetiches mercantiles y monetarios. Por eso la instrucción era autoritaria, impositiva. No importa la libertad social sino la individual, en teoría, porque en la práctica se impusieron en forma autoritaria la concepción educativa neoliberal, el currículo por competencias (económicas), la didáctica y la evaluación por productos.

La libertad, la actividad, la innovación individual e individualista apuntaban a la productividad económica. Se trastocó, se subvirtió, se violentó la naturaleza social y humana de la educación. Hay que recordar que esta concepción y políticas instructivas fueron impuestas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos a través del Banco Mundial no solo en el Perú sino en toda América Latina y en todo el mundo globalizado por el imperio capitalista.

Por tanto, en pleno siglo XX y en el XXI se implantó la dominación neocolonial en el campo de la educación. Eso ya se hizo antes con el modelo económico neoliberal, que dura hasta la fecha, a pesar de que ya fracasó rotundamente.

Durante 23 años se ha impuesto autoritariamente a los docentes y alumnos los estilos de pensar, sentir y actuar de tipo neoliberal, de corte economicista. La juventud, si bien es cierto que puede no saber Matemáticas, tal como la malentienden ellos, ni comprender lo que leen, sí tienen una mentalidad por logro, por producto mercantil en el ámbito del empleo, del consumo, el gasto y las relaciones intersexuales. El amor romántico desapareció para dar paso a la relación sexual codificante. Los valores sociales y humanos de antes de los 90 desaparecieron para dar paso a los antivalores economicistas, mercantilistas y monetaristas.

La pregunta filosófica es: ¿Con qué derecho los operadores neoliberales, sea en el campo económico o en el instructivo, imponen cambios en la personalidad del alumno y del profesor, en sus estilos de pensar, sentir y actuar, contrarios a los que ellos poseen en un país pluricultural, plurilingüe y pluriétnico, sin contar con su consentimiento, con su capacidad de decisión sobre su educación a través de mecanismos democráticos de participación?

Se está frente a una concepción y una política neoliberal autoritaria que utiliza mecanismos de dominación contrarios a la libertad, la igualdad, la justicia y la creatividad social y personal. La única libertad que les importa es la de una entidad impersonal llamada mercado, la libre oferta y demanda y los precios relativos. Los individuos tienen que hacer lo que dictamine e imponga la entelequia llamada mercado a la cual Adam Smith denominó “mano invisible”. Es tan invisible que no se sabe si existe o funciona en un mundo globalizado que es dominado por las imposiciones de las grandes corporaciones transnacionales que determinan los precios de las mercancías en función de sus inversiones y ganancias.

Finalmente, creo que el problema educativo no es de calidad economicista sino de trasformación social y humano. Esto será motivo de otro artículo.

___________
Fuente:

domingo, 17 de abril de 2022

SARTRE Y LA LIBERTAD

En el pensamiento de Sartre se parte del hecho de la no existencia de una determinación preestablecida sobre el ser humano... Para Sartre la conciencia es libertad

Por Cristóbal León Campos 

A Valeria en su cumpleaños


El filósofo francés Jean-Paul Sartre, quien cumplió 42 años de fallecido (15 abril de 1980), expresó la síntesis de su interpretación sobre la libertad y la condición del ser en términos ontológicos, en una de sus máximas que dice “el hombre está condenado a ser libre”, frase contenida en su conferencia intitulada El existencialismo es un humanismo, dictada el 29 de octubre de 1945, en París, como parte de una serie de exposiciones en defensa del existencialismo frente a sus detractores, se publicó posteriormente como libro en 1946.

En el pensamiento de Sartre se parte del hecho de la no existencia de una determinación preestablecida sobre el ser humano, lo cual invalida la idea de cualquier ser supremo que por su voluntad estableciese el “destino” de la vida, la responsabilidad total de las acciones y de las decisiones que individual y colectivamente marcan el rumbo de los seres humanos son en lo absoluto resultado de sus decisiones, sin que esto niegue las condiciones objetivas que sujetan y sitúan la existencia en circunstancias determinadas.

En la obra del filósofo francés “la existencia precede a la esencia”, lo que presupone que la libertad pertenece al ser humano, la significación y valorización del mundo es otorgada por el ser humano y no al revés, en este sentido, se entiende que el ser humano, al no estar “determinado” por una voluntad “superior” todopoderosa, es él quien define el porvenir de su existencia partiendo del estado concreto del presente.

El ser humano comienza en la nada para prepararse hacia un propósito o proyecto, una razón de la existencia que se revela con la conciencia, aunque al no existir una determinación preconcebida, la transformación del ser es permanente, cambia día a día, ya que solo concluye esta evolución continua al momento de morir, o mejor dicho, al dejar de existir (recuérdese que la no existencia de la divinidad indica también la concreción mundanal de la vida).

El existencialismo al que Sartre está adscrito, indaga sobre cuestiones vinculadas con la vida y la existencia, interrogando conceptos fundamentales como la libertad y la responsabilidad en términos individuales de los seres humanos. Por ello, bajo estos postulados, y a pesar de que la moral y la ética son premisas de orden sociocultural, no son de forma absoluta factores decisivos a la hora de nuestras decisiones como individuos, e incluso, como colectivo.

Para Sartre la conciencia es libertad, debido a que al superarse el carácter enajenado de la existencia se reconoce la responsabilidad humana sobre su devenir y, al mismo tiempo, se rompe con cualquier predeterminación que “moldee” al ser, ya que al desarrollarse la conciencia se transforma al mundo que circunscribe la existencia, otorgando la responsabilidad consciente a los actos humanos, generando un compromiso ineludible con la situación que rodea al ser, lo que implica que el mundo como se vive en términos objetivos y subjetivos, responde al ejercicio de la libertad que se ha efectuado en la historia. No debe olvidarse que Sartre reivindicó al marxismo.

La libertad tiene expresiones en el orden objetivo, lo que se representa con el hecho de que es vivida por el conjunto de los seres humanos, y también, se expresa en el orden subjetivo, el cual implica que cada individuo la ejercerá según sus específicas particularidades. La libertad se conjuga con la voluntad y la conciencia humana.
__________
Fuente:

jueves, 17 de marzo de 2022

“LOS NEANDERTALES SON OTRA VERSIÓN DE LA HUMANIDAD”

Katerina Harvati, paleontóloga

Conocer la historia de nuestros antepasados y sus especies hermanas es uno de los retos más llamativos de la teoría de la evolución. Katerina Harvati es directora de paleoantropología en la Universidad de Tubinga en Alemania y lleva toda su vida profesional dedicada principalmente al estudio paleobiológico de los orígenes humanos modernos.

Katerina Harvati. / Universidad de Tubinga

La evolución humana durante el Pleistoceno es uno de los principales campos de investigación de la paleontóloga Katerina Harvati (Atenas, 1970). En el yacimiento de la cueva de Apidima, en Grecia, se hallaron dos grupos humanos: una población de Homo sapiens primitivos, seguida de una población de neandertales.

La datación de los restos supuso un hito nuevo para su carrera y también para el conocimiento de las dispersiones de los primeros humanos modernos fuera de África. Ahora, la científica vuelve a este lugar para continuar con su estudio.

¿Qué fue lo que la motivó a dedicar su carrera a la paleoantropología y, en particular, a los orígenes de los seres humanos?

Siempre me interesó el pasado. Proviniendo de Grecia y creciendo en Atenas, el pasado era una parte natural de nuestro medio ambiente. Todo lo que existía a mi alrededor era en forma de espectaculares ruinas arqueológicas y hermosos objetos antiguos. Sentí curiosidad por la prehistoria y la evolución humana ya en la escuela secundaria, pero descubrí mi vocación cuando me mudé a los Estados Unidos para estudiar antropología en la Universidad de Columbia.

Ahora hay muchas más mujeres en este campo de la ciencia. ¿Era así cuando empezó sus estudios en EE UU? ¿Qué es lo que más ha cambiado en este sentido?

Los estudios evolutivos humanos todavía están relativamente dominados por los hombres. Aunque hay muchas mujeres estudiantes de doctorado y postdoctorado, todavía son muy pocas las mujeres en puestos de alto nivel, un fenómeno que se observa en muchos otros campos de la ciencia. El cambio es progresivo pero lento, todavía hay mucho margen de mejora.

 Los estudios evolutivos humanos todavía están relativamente dominados por los hombres. 

En España contamos con numerosos yacimientos y, en particular Atapuerca, de relevancia internacional. ¿Qué importancia tienen los hallazgos de un lugar como este o de este tipo de yacimientos dentro del conjunto de Europa?

La evolución humana es relevante para la humanidad en su conjunto. Aunque, por supuesto, los yacimientos individuales son importantes para el patrimonio local, su importancia trasciende las fronteras nacionales. Este y muchos otros forman parte del patrimonio de la humanidad.

Su carrera estuvo marcada por el hallazgo de un cráneo de humano moderno de hace más de 200.000 años. ¿Qué contribución podría superar este descubrimiento?

El hallazgo del Homo sapiens más antiguo fuera de África que identificamos en Grecia, en el yacimiento Apidima (Nature, 2019), por supuesto fue un hallazgo muy importante y un hito para mí, pero también para la prehistoria europea en su conjunto. Este descubrimiento, que fue una sorpresa para muchos, demuestra que hay tanto que todavía no sabemos sobre la evolución humana, como lo han demostrado los repetidos descubrimientos históricos en las últimas dos décadas en nuestro campo. Espero con interés nuevos y emocionantes hallazgos en el futuro de nuestra investigación continua.

Un ejemplo son los últimos estudios sobre los neandertales que, en unas décadas, han cambiado por completo lo que pensábamos de ellos, sobre cómo eran y su desaparición. ¿Por qué estamos tan fascinados por este tipo de especies?

Creo que nuestro interés por los neandertales es tan alto porque eran una especie hermana, nuestros parientes más cercanos. Sin embargo, parece que fueron muy diferentes a nosotros en muchos sentidos, mientras que en otros aspectos eran muy similares. Los neandertales son, si se quiere decir, otra versión de la humanidad.

 El hallazgo del Homo sapiens más antiguo fuera de África que identificamos en Grecia por supuesto fue un hallazgo muy importante y un hito para mí, pero también para la prehistoria europea en su conjunto. 

¿Qué relevancia tiene Grecia, su país de origen, en estas primeras migraciones humanas y por qué se dice que fue la puerta de entrada a Europa?

Grecia y el sudeste de Europa en general tienen un doble papel. Por un lado, valieron como un importante corredor migratorio para los movimientos de población humana, así como un refugio glacial, donde las poblaciones de plantas, animales y humanos habrían sobrevivido durante las edades de hielo, cuando las regiones más al norte se habrían vuelto inhabitables.

Como tal, se espera que esta región muestre evidencia de dispersiones humanas multidireccionales repetidas, supervivencias tardías de la especie humana y un registro largo y continuo de la presencia humana. Sin embargo, debido principalmente a la investigación arqueológica pasada que se centra en períodos de tiempo posteriores —que por supuesto son muy importantes en Grecia—, ha habido relativamente poca investigación en evolución humana.

Un amplio campo por explorar entonces...

Sí, el resultado es que no sabemos mucho sobre la evolución humana en este lugar geográfico, a pesar de su importancia. Mi equipo y yo hemos estado trabajando para cambiar eso.

 No sabemos mucho sobre la evolución humana en el sur de Europa a pesar de su importancia. Mi equipo y yo hemos estado trabajando para cambiar eso 

¿Qué fósiles o datos podrían darnos la clave para refinar aún más las interpretaciones de estas migraciones humanas?

Los fósiles individuales son por supuesto muy importantes y siempre esperamos encontrar más. El contexto en el que se encuentran, así como los restos culturales que se asocian con la presencia humana, también pueden dar información muy necesaria. Los estudios paleoambientales que destacan las condiciones bajo las cuales las dispersiones pasadas se hicieron posibles son fundamentales.

¿En qué está trabajando actualmente?

Estoy liderando varios emocionantes y diversos proyectos. Sin embargo, un enfoque muy importante de mi investigación sigue siendo mi trabajo en Grecia, donde he estado trabajando durante más de 20 años.

 Realizaremos trabajos de campo en el yacimiento de Apidima, entre otros, y espero con ansia nuevos y emocionantes hallazgos


Tengo ahora mismo una subvención ERC Consolidator CROSSROADS, que se centró en los primeros períodos paleolíticos en Grecia y que llegará a su fin el próximo mes. Publicaremos los emocionantes resultados de esta investigación en un futuro próximo.

En abril comienzo otra beca ERC Advanced FRISTSTEPS. Este proyecto tomará una perspectiva regional y se centrará específicamente en las primeras dispersiones de Homo sapiens y los últimos 200.000. Como parte de este proyecto, realizaremos trabajos de campo en el yacimiento de Apidima, entre otros, y espero con ansia nuevos y emocionantes hallazgos.
_______________
Fuente:
Derechos: Creative Commons

lunes, 31 de enero de 2022

ENSEÑAR EMPATÍA MEJORA LA CREATIVIDAD DE LOS ALUMNOS

Cognición
Enseñar empatía mejora las habilidades creativas de los alumnos

Pablo Javier Piacente


La empatía no solo puede enseñarse, sino que fomenta la capacidad de pensar creativamente y de resolver mejor los problemas del mundo real. Un paquete de herramientas de pensamiento diseñadas con ese fin mejora la «expresividad emocional» y la «mentalidad abierta”, así como profundiza el compromiso de los alumnos con el aprendizaje, según una investigación de la Universidad de Cambridge.

Un estudio realizado durante un año con alumnos de 13 y 14 años de dos escuelas de Londres permite concluir que enseñar empatía no tiene solamente beneficios sociales y afectivos: también potencia la creatividad, la tolerancia y la capacidad para resolver problemas que se enfrentan a diario en el mundo real.

La empatía es la capacidad de comprender la vida emocional de otras personas, percibiendo sus sentimientos, pensamientos y emociones. Permite entender al otro como un similar, con su propio desarrollo individual pero con características en común que hacen posible sentirnos parte de sus alegrías, sus tristezas o sus problemas, aceptando al mismo tiempo las diferencias.


Teniendo en cuenta el sentido de la empatía, queda claro que debería ser uno de los principales objetivos en los planes pedagógicos si es que la educación apunta a formar personas más solidarias, tolerantes y creativas, más allá de la eficacia que se pueda perseguir en el dominio de determinadas técnicas o saberes.

EL VALOR DE LA EMPATÍA

Con este propósito, investigadores de la Universidad de Cambridge llevaron adelante un estudio que tuvo como objetivo evaluar el impacto de un conjunto de herramientas de pensamiento orientadas a enseñar y fomentar la empatía en las escuelas. Según un comunicado, compararon los resultados del plan mencionado con el análisis de grupos escolares que siguieron un plan educativo estandarizado.

Las conclusiones son contundentes: expresan que los alumnos de 13 y 14 años que pasaron por la experiencia de promoción de la empatía obtuvieron resultados de aprendizaje beneficiosos en múltiples campos, aventajando claramente a sus pares que siguieron el programa tradicional.

Por ejemplo, al comparar los datos en cuanto a creatividad al iniciar el ciclo escolar, los alumnos de la escuela que sigue el formato estándar aventajaban en un 11% en las pruebas a los niños del otro centro educativo, que aún no habían comenzado a cursar con el paquete especial de herramientas.

Sin embargo, al finalizar el año y luego de cursar el programa especializado, los alumnos que trabajaron más en la empatía superaron en un 78% en las pruebas a sus pares que habían seguido el programa convencional, nuevamente en el área de la creatividad y luego de aplicarse un riguroso test psicométrico.

CAMBIOS SOCIALES POSITIVOS

Según los autores de la investigación, publicada recientemente en la revista Improving Schools, estos resultados se repiten en otros ítems analizados. Es el caso de la expresividad emocional, un área en el cual los alumnos que siguieron el programa con promoción de la empatía mostraron un avance de un 64% en solamente un año de aplicación.

En el marco del estudio, los especialistas intentaron generar la empatía en los niños enfrentándolos a problemas y situaciones en el mundo real que deben superar otras personas, pero que también podrían tener que enfrentar ellos mismos o sus seres queridos.

Se observaron cambios positivos en cuanto a la comprensión y aceptación de las variantes de género o la apertura mental frente a las diferencias de pensamiento, entre otras cuestiones.

Las actitudes empáticas fueron trabajadas con los alumnos como un eje transversal, aplicándose a aspectos de diferentes áreas y asignaturas. La experiencia es similar a un estudio anterior realizado en Finlandia, pero que en ese caso estuvo orientado mayormente en el papel del docente.

Según los científicos, el estudio demuestra que la educación no debe basarse únicamente en los resultados de los exámenes, en el dominio de técnicas o en la eficacia: también debe considerar a la empatía como una habilidad básica para crear personas más solidarias y comprometidas, capaces de propiciar cambios sociales positivos.
________________
REFERENCIA

Empathy is the mother of invention: Emotion and cognition for creativity in the classroom. Helen Demetriou and Bill Nicholl. Improving Schools (2021).DOI:https://doi.org/10.1177%2F1365480221989500

Foto: Vita Marija Murenaite en Unsplash.
_____________
Fuente:

viernes, 21 de enero de 2022

DESCUBREN RESTOS DE CIVILIZACIÓN PREHISPÁNICA EN LOS LLANOS ORIENTALES QUE DATA DEL 800 A 500 AC

 
https://twitter.com/orozco_angela

Descubren los restos de una civilización desconocida en una obra de construcción en Colombia

 
© Foto : Fotolia/Krugloff

Lo que parecía ser una zona de bajo interés arqueológico se ha convertido en una de las excavaciones más grandes de Colombia, abarcando aproximadamente 10 hectáreas, justo en el lugar del proyecto de construcción y mejoramiento de una serie de autopistas en Colombia.

En el proyecto de construcción y mejoramiento de la nueva autopista 4G Villavicencio-Yopal, se recuperaron 334 piezas y unas nueve toneladas de cerámicas y artefactos como partes de ollas, cuencos, urnas y herramientas que pertenecían a una civilización prehispánica que habitó en la región de los Llanos Orientales.

El monitoreo planeado dentro del Programa de Arqueología Preventiva implementado por la Concesionaria Vial del Oriente (Covioriente), encargada de este proyecto 4G, hizo posible que se identificaran en el inicio de las obras más zonas arqueológicas en las regiones de impacto. Esto permitió salvaguardar los restos arqueológicos.

Más de dos millones y medio de piezas arqueológicas han sido descubiertas en los proyectos 4G. Nuestro compromiso con estos hallazgos es su preservación y conservación gracias al programa de arqueología preventiva del Gobierno Nacional.
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
De acuerdo con los arqueólogos, la mayoría de los vestigios hallados con patrones ocupacionales dataría de los años 800 y 500 a. C. y va hasta el 1.500 d. C.

Según recoge La Nación, con una inversión de más de 35 millones de dólares el programa de arqueología llevará a cabo el monitoreo, excavación, rescate de piezas, laboratorio especializado, informe final y socialización de las partes interesadas y disposición del material arqueológico.


"Son los recientes los que mostraron hallazgos porque son proyectos constructivos que cubren mayores áreas, tanto obras relacionadas con hidrocarburos como de vías. Eso vino transformando en los últimos años la imagen que se tenía del Llano", señaló el arqueólogo Juan Carlos Rubiano.

Antes de este descubrimiento, se creía que estos lugares eran habitados por sociedades nómadas con pocos vestigios. Ahora los arqueólogos pudieron comprobar que se trataba de una civilización con grandes asentamientos y patrones de ocupación diferentes a lo que se imaginaban.
"Se pensaba que estas áreas de vivienda estaban fundamentalmente en zonas altas, protegiéndose de las inundaciones y de todos los procesos propios de los ríos en la región, pero lo que se identificó, por ejemplo, en el marco del proyecto del corredor vial, es que hay muchos yacimientos, sobre todo en el departamento del Meta, que quedan en zonas bajas, inundables", detalló Rubiano.

Los arqueólogos notaron que eran sociedades mucho más sedentarias, que tenían pequeñas aldeas, varias agrupaciones de casas alrededor de algunos sitios puntuales, aunque también existían patrones de ocupación de viviendas aisladas.

"Esperamos que los análisis especializados contribuyan a comprender con mayor detalle estos patrones de asentamiento y formas de vida nos den mayor claridad sobre las fechas de las ocupaciones y nos permitan aproximarnos a comprender esas relaciones y transiciones entre el piedemonte y el llano", complementó la antropóloga Mathilde Stoehr Rojas.

De acuerdo con el Instituto Colombiano de Antropología e Historia, en este tipo de obras se implementaron prospecciones intensivas, excavaciones estratigráficas y actividades de verificación y monitoreo que permitieron reconocer áreas arqueológicas que podrían corresponder a viviendas principales, secundarias y auxiliares, de entierro, zonas de cultivo, áreas de tránsito, áreas de rituales, así como zonas de trabajos específicos dentro de los espacios.

Por ahora, las piezas halladas pasaron a la fase de laboratorio donde serán limpiadas y serán sometidas a una microexcavación. Se extraerán restos de materiales como: tierra, semillas, madera carbonizada, restos óseos que pueden contener los artefactos hallados para realizar análisis que contribuirán a reconstruir la historia de esta civilización del Llano.
________________
Fuente:

INFLUENCIA DE LA PANDEMIA EN EL USO DE PANTALLAS EN MENORES

Así ha influido la pandemia en el uso de pantallas en menores

El inicio de la covid-19 obligó a la mayor parte de la población mundial a recluirse en casa para evitar el contagio. Diversas investigaciones revelan que una de las consecuencias ha sido el aumento del tiempo de televisión, ordenadores y dispositivos móviles en los más pequeños, lo que afecta a sus horas de sueño y comportamiento.

Verónica Fuentes

La pandemia y los sucesivos confinamientos han supuesto nuevas normas dentro de las familias sobre el uso de pantallas. / Adobe Stock

El uso excesivo de la pantalla en los más jóvenes se ha asociado desde hace años con riesgos para la salud física y mental. Pero la llegada de la covid-19 y los posteriores confinamientos, así como el aprendizaje online y la necesidad de distanciamiento social, han propiciado una creciente dependencia de su uso para casi todas las facetas de su vida: entretenimiento, socialización y educación.

  Dos de cada tres niños menores de 48 meses estuvieron expuestos a teléfonos inteligentes y tabletas durante el confinamiento de la primera oleada. Y el 30 % de ellos lo utilizaban durante las comidas. José M. Martínez Sánchez, epidemiólogo  

Estudios realizados en todo el mundo sugieren un aumento del tiempo frente a la pantalla en niños y adolescentes durante la pandemia. Así, una investigación publicada en JAMA Pediatrics muestra cómo la media del uso diario entre más de 5.000 adolescentes encuestados en los primeros meses del SARS-CoV-2 fue de 7,7 horas al día, una cantidad superior a las estimaciones precoronavirus (3,8 horas/día).

En Europa, un trabajo llevado a cabo de mayo a junio de 2020 en diez países (entre ellos España) sostiene que el porcentaje de menores que usaban una pantalla más de 2 h/día fue muy alto: los días laborables alcanzaba el 69,5 % y el fin de semana el 63,8 %. Sin embargo, los datos no eran buenos desde mucho antes.

Según la última encuesta de salud española de 2017, en nuestro país el 29,3 % de los niños menores de 14 años utilizaban las pantallas menos de 1 hora diaria con fines recreativos, el 26,4 % entre 1 y 2 horas, el 28,6 % entre 2 horas y 3 horas, y el 15,7 % más de 3 horas.

Eso sí, como explica a SINC José M. Martínez Sánchez, epidemiólogo y jefe del Grupo de Evaluación de Determinantes de covid-19 de la Universidad Internacional de Cataluña (UIC), “la pandemia ha hecho que aumente su utilización en la población infantil de España, especialmente durante el confinamiento”.

Estudios realizados en todo el mundo confirman el aumento del tiempo frente a la pantalla en niños y adolescentes durante la pandemia

“Es más, 2 de cada 3 niños menores de 48 meses estuvieron expuestos a teléfonos inteligentes y tabletas durante el confinamiento de la primera oleada. Y el 30 % de ellos lo utilizaban durante las comidas”, añade.

Cómo afecta su utilización a los menores

La actividad física de los niños y el tiempo frente a las pantallas están relacionados con la salud mental durante la pandemia. Una encuesta en unos 1.000 niños en edad escolar de EE UU revela que aquellos que realizaban más ejercicio y pasaban menos tiempo frente a la pantalla tenían mejores resultados en este ámbito.

Otro trabajo, publicado a finales de diciembre en JAMA Network Open, determinó en más de 2.000 menores de Canadá cómo el mayor uso de televisión o medios digitales, videojuegos, aprendizaje electrónico y tiempo de videochat se asociaba con síntomas de depresión, ansiedad, problemas de conducta, irritabilidad, hiperactividad y falta de atención durante la covid-19.

Los autores insisten en la necesidad de intervenir en las políticas, así como en los apoyos sociales basados en la evidencia, para promover el uso saludable de la pantalla y la salud mental de los niños y jóvenes durante la pandemia y más allá.

Los expertos insisten en la necesidad de intervenir en las políticas, así como en los apoyos sociales basados en la evidencia, para promover el uso saludable de la pantalla y la salud mental de los niños y jóvenes durante la pandemia y más allá

“El uso cada vez más frecuente de las pantallas está relacionado con un número insuficiente de horas de sueño y con un mayor riesgo de sufrir problemas emocionales y de comportamiento en la población infantil”, indica Martínez Sánchez. Así lo confirma un estudio llevado a cabo por el grupo que dirige el experto de la UIC, que revela cómo pasar más de tres horas diarias jugando con tablets, smartphones o videojuegos puede causar problemas de sueño, obesidad y sedentarismo.

Sobre el uso concreto de teléfonos inteligentes durante la pandemia, una investigación llevada a cabo en Alemania muestra que la escasa sensación de control, el miedo a perderse algo y el pensamiento negativo repetitivo estaban asociados a una mayor gravedad del uso problemático estos dispositivos.

Relación entre obesidad y pantallas

Otro factor clave es observar cómo puede impactar este uso con las altas cifras que ya se manejan de sobrepeso y obesidad en esta población. Un estudio publicado en febrero de 2021 en la revista Health Care observa que la mayor exposición a pantallas se relaciona con una mayor ingesta de alimentos poco saludables.

Los resultados apuntan cómo los niños más mayores (12-14 años) presentan el porcentaje más elevado de estar al menos 2 horas diarias frente a las pantallas para fines recreativos (63,9 %), y son los que más ingieren bebidas azucaradas (20,9 %) y comida rápida (12,2 %). Para los dulces, son los de entre 3 y 5 años el grupo que más los consume (78,1 %), así como los snacks (11,7 %).

 El uso cada vez más frecuente de las pantallas está relacionado con un número insuficiente de horas de sueño y con un mayor riesgo de sufrir problemas emocionales y de comportamiento en la población infantil. José M. Martínez Sánchez, epidemiólogo  

“La ingesta de comida basura está asociada con cierto nivel de ansiedad de los niños, lo cual se puede incrementar con el uso de las pantallas. Por otro lado, los niños que están más horas delante de ellas también están más expuestos a la publicidad de esta comida, provocando su mayor consumo”, puntualiza Martínez Sánchez, uno de los autores de este trabajo, quien insiste en que son necesarios más estudios para confirmar estas hipótesis.

Además, también hay que mencionar la posible relación con el nivel socioeconómico y educativo. Con salarios más bajos, horarios menos flexibles y jornadas laborales más largas, los padres pueden tener menos tiempo para atender las necesidades de los niños y acceder así a opciones más rápidas pero de menor calidad nutricional.

El uso excesivo de pantallas en los más pequeños se asocia desde hace años con riesgos para la salud física y mental. / Pixabay

Optimizar su uso en esta población

La pandemia y las sucesivas situaciones de confinamiento han supuesto nuevas normas de funcionamiento dentro de las familias sobre el uso de pantallas. Sin embargo, a medida que esta situación continúa, los expertos se proponen entender sus consecuencias para la salud conductual de los niños.

“El uso del smartphone está socialmente aceptado en la población infantil. Aunque todavía no sabemos los efectos reales a largo plazo, nuestras investigaciones y la de otros grupos muestran el importante papel que tendrá en el futuro como un nuevo determinante de la salud en los más pequeños, especialmente en las clases sociales más desfavorecidas”, subraya el experto de la UIC.

Harán falta más investigaciones para ver la dimensión real. No se trata de demonizar el uso de las pantallas en niños y niñas, sino enseñarles hábitos saludables que permanezcan durante toda su vida

No obstante, harán falta más investigaciones para ver la dimensión real. El pasado septiembre, un estudio en 12.000 niños y niñas de 9 y 10 años afirmaba que los niños en edad escolar que pasan más tiempo frente a las pantallas solo son ligeramente más propensos a sufrir trastornos de la atención, alteraciones del sueño o bajas calificaciones, y no depresión y ansiedad. También encontraron que más tiempo de pantalla se asociaba con relaciones más fuertes y con los compañeros.

“No vemos un gran efecto del tiempo de pantalla en los resultados mentales, conductuales, académicos o sociales de estos menores”, indica a SINC Katie Paulich, su autora principal. “No parece que el tiempo de pantalla en sí sea ‘malo’ para los niños, al menos en las dimensiones que hemos examinado, y los padres y madres no tienen que sentirse culpables por poner a sus hijos frente a las ‘niñeras digitales’. Aun así, deben asegurarse de que sus hijos utilicen las pantallas de forma adecuada y se mantengan seguros”.

Entornos digitales saludables

Lo que resulta innegable es que la tecnología es una parte importante de nuestro mundo. El entorno digital de los menores no tiene nada que ver al que había hace apenas un par de décadas. Por lo que no se trata de demonizar el uso de las pantallas en niños y niñas, sino enseñarles hábitos saludables que permanezcan durante toda su vida.

 Vivimos en un presente digital e hiperconectado. Difamar la tecnología y hablar solo de los efectos negativos que esta puede causar a los menores es algo que no va ayudarles en su formación ni proyección futura. Laura Cuesta Cano, profesora UCJC  

“Vivimos en un presente digital e hiperconectado en el que nuestros hijos e hijas se comunican en digital, estudian en digital, se divierten en digital y socializan en digital, por lo que difamar la tecnología y hablar solo de los efectos negativos que esta puede causar a los menores es algo que no va ayudarles en su formación ni proyección futura”, apunta Laura Cuesta Cano, profesora de Cibercomunicación y Nuevos Medios en la Universidad Camilo José Cela (UCJC).

“La tecnología es una fantástica herramienta. Gracias a ella se está democratizando el aprendizaje, logrando la transversalidad de las competencias digitales y la motivación tanto del alumnado como de los docentes en el recorrido educativo. Además, aunque se hable de que pueda causar estrés, aislamiento o soledad, muchas veces es una vía muy efectiva para que adolescentes y jóvenes socialicen y descubran nuevas experiencias e intereses”, concluye.

Qué dice la Asociación Americana de Pediatría y la OMS

En 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó, por primera vez, recomendaciones sobre el tiempo que los más pequeños pueden ver la televisión o jugar con pantallas. Desde la institución fueron tajantes: los menores de dos años no deberían hacerlo, y entre los dos y los cinco años, como mucho una hora al día. E instaron a optimizar el tiempo de sueño y de juego activo.

Igual opina la Asociación Americana de Pediatría, que el mismo año elaboró una guía con recomendaciones de uso de estos dispositivos digitales en función de la edad de los niños y niñas. Bajo la premisa de que menos tiempo es siempre mejor, algunas de sus principales conclusiones fueron:

- Para menores de 18 a 24 meses, evitar el uso de pantallas digitales (excepto videoconferencias).

- Entre 18 y 24 meses, en el caso de usar medios digitales elegir aplicaciones con calidad educativa y siempre en compañía de un adulto.

- De 2 a 5 años, limitar el uso de las pantallas a 1 hora al día, y siempre con programa educativos de alta calidad, recomendando que el adulto interaccione con ellos y le ayude a comprender el contenido.

- De 6 años en adelante, establecer límites de tiempo claramente definidos.

Los especialistas también insistieron en no usar las pantallas al menos 30 minutos antes de ir a dormir, evitar su uso como estrategia habitual para calmar al menor y mantener los dormitorios, la hora de la comida y el tiempo de juego libre de estos dispositivos.

________________

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | JCPenney Coupons