miércoles, 23 de octubre de 2013

HISTORIA DEL PODER POLÍTICO

Posted By: Guillermo Molina Miranda - 14:02:00

Share

& Comment

LA HISTORIA DEL PODER POLÍTICO



Que en cualquier sociedad existen débiles y poderosos es algo que todos sabemos. Lo hemos visto en las películas, en los libros de historia, en las novelas… Sin embargo, ese poder no siempre se ha repartido de la misma forma. Si tomamos la visión foucaultiana del poder, este se encontraría repartido en distintas cantidades en todos los miembros de la sociedad, de modo que es de sus continuas interacciones y cesiones de poder de donde surgen las estructuras sociales que reconocemos como poderosas. Por su parte, Bourdieu diría que el se encuentra en cada campo social, donde los distintos actores presentes tienen distintas cantidades de capital y, con ello, una posición más central o menos en la estructura del campo. Pero dejemos de lado, de momento, esas visiones más estructurales y difusas del poder, y centrémonos en la historia del poder político.

Originalmente, el poder político era unipersonal: un rey, un sacerdote, un emperador. Todos ellos poseían el poder absoluto sobre su pueblo, administraban justicia, gobernaban según su voluntad. Si el rey, por ejemplo durante la Edad Media, no era señor de un territorio, entonces era el noble local o el abad el que poseía ese poder, pero seguía siendo unipersonal. La expresión máxima de esto fueron las monarquías absolutas del siglo XVII.

Pero avancemos un poco en el tiempo y lleguemos al Siglo de las Luces, el XVIII. Con la Revolución Francesa y la Revolución Americana la estructura del poder político cambió. Se negó que todo pudiese encontrarse en las mismas manos, y se dividió en tres: el poder legislativo por un lado, el ejecutivo por otro, y el judicial por su parte. Los tres poseían mecanismos y sistemas para controlarse y balancearse unos a otros, buscando que fuese imposible que todo el poder recayese en las mismas manos y con eso se oprimiese al pueblo. Un pueblo que se colocaba formalmente en el centro de la ecuación, con el establecimiento de las primeras democracias modernas.

Con el siglo XIX y la Revolución Industrial surgió el cuarto poder: los medios de comunicación masivos. La capacidad de crear opinión pública y moldearla se volvió central en la construcción de cualquier democracia, y empezó a funcionar como un nuevo tipo de poder que balancease los otros tres, ya que a los periódicos les interesaban los escándalos políticos para vender más, y estos luego repercutían en los votos que cada partido recibía. La llegada de la radio y la televisión no hicieron más que fortalecer este poder, que comenzó a llegar cada vez a más gente aumentando así su eficacia.

Finalmente, desde mediados del siglo XX estamos asistiendo al surgimiento del quinto poder: la sociedad civil. Aunque los lobbies tengan muy mala prensa porque se asocian habitualmente a la imagen de alguien pasando maletines para comprar políticas, lo cierto es que la participación de las organizaciones no gubernamentales en política puede ser tan beneficiosa como perjudicial, al igual que los otros cuatro poderes. Es cierto, pueden corromperse, pero también pueden servir para defender los intereses de los ciudadanos organizados en torno a alguna idea u objetivo, compatible o no con los de otros ciudadanos organizados, sirviendo así como mecanismo de ampliación de la democracia aunque, todavía de modo cerrado.

Estos cinco poderes, hoy en día, se contrabalancean de modo desigual unos a otros. Cada vez en más países, vemos como a menudo las barreras entre ejecutivo, legislativo, judicial, informativo y social son más tenues de lo que parecen: sindicatos controlados por partidos políticos, jueces elegidos por el Congreso, periódicos con claras ideologías, etc. En cierta medida, esta es la forma en que el sistema se corrompe.

Sin embargo, el hecho de que el sistema no funcione todo lo bien que debería no quita que la dinámica que encontramos en el poder político es clara: a lo largo de la historia el poder ha ido pasando cada vez más, de pocas a muchas manos. Del rey a los tres poderes, de ahí a cuatro, ahora cinco, y quien sabe mañana. En el fondo, esto es la constatación de las tesis de Bourdieu y de Foucault, en la medida en que esta cesión de poder legítimo lo que deja claro es que la sociedad, que antiguamente lo transfería a sus soberanos, cada vez reclama más poder para si misma, más capacidad de movilización, más organización y derecho a voz y voto en los asuntos políticos.

Por supuesto, alguien podría argumentar que esto siempre fue así, y hasta cierto punto tendría razón. Los reyes estaban limitados por los fueros y su nobleza, los césares tenían que equilibrarse con el Senado romano, los faraones con la casta sacerdotal… y todos estaban sujetos a las rebeliones del pueblo, las sublevaciones de esclavos, etc. Como digo, es cierto. Pero esto se debe precisamente a que el poder, como dicen Foucault y Bourdieu, se encuentra repartido entre las manos de todos los habitantes de una sociedad, en diversas medidas. Si los ciudadanos podían rebelarse era porque tenían un poder que permanecía cedido a su rey de modo legítimo hasta que ellos consideraban que el rey había sobrepasado sus límites.

El hecho de que la sociedad cada vez difunda y disperse más su poder obedece precisamente al hecho de que un pueblo cada vez más formado, instruido, y capaz empieza a reclamar para si mismo la legitimidad que antiguamente había cedido a sus gobernantes. Para establecerse los tres poderes del XVIII hicieron falta revoluciones encabezadas por ilustrados y burgueses (que, de aquellas, eran parte del pueblo); la industria masiva y la imprenta masiva fue la que permitió la creación de periódicos, pero mucho hubo que luchar por el derecho a la libertad de expresión y de escritura; y la sociedad civil no reclamó para si el quinto poder sin antes requerir la lucha del movimiento feminista, el de los obreros o el de las minorías, que sentaron las bases para los movimientos pacifistas, antiglobalización, ecologistas… de la actualidad.


La Historia, es así, un relato que va avanzando de modo convulso y complicado. No defiendo aquí una postura teleológica, sin embargo, no hay un Dios que la dirija hacia un mundo mejor. Bien es posible que regresen los reyes, o que los poderes desaparezcan en tiempos de crisis para no volver. Que el poder se aleje cada vez más de las élites gobernantes y se disperse entre el pueblo y las instituciones que permitan los juegos de equilibrio y control mutuo no es algo que podamos dar por hecho: ya tuvimos democracias en Roma y Grecia y acabaron siendo sustituidas por reyes y césares.

Si queremos que el poder siga alejándose de las manos donde siempre ha residido necesitamos crear estructuras dentro del Estado que permitan controlar esas manos, dar voz a más colectivos y grupos sociales, dar voto a quienes no lo tenían y peso político a los que no tenían suficiente.

Sólo presionando para que el poder continúe difuminándose podremos terminar de dar el power to the people que solicitaba Lennon en 1971. La Historia, de momento, está de nuestro lado, pero sólo en la medida en que generación tras generación ha luchado por ello, tratando de quebrar las barreras que dominaban sus épocas.

Costán Sequeiros Bruna


Costan Sequeiros. Licenciado en Sociología por la UDC, Licenciado en Ciencias Políticas y Diplomado en Estudios Avanzados por la UCM. Trabaja en su tesis sobre gobernanza global y relaciones internacionales, la cual compatibiliza con su tiempo como investigador en el Observatorio de la Imagen de España del Real Instituto Elcano. Blog - Tribulaciones de la Clase Ociosa: http://lacomunidad.elpais.com/tribulaciones/posts Twitter: @CostanSequeiros Todos sus artículos Academia: http://emui.academia.edu/CostanSequeiros

http://ssociologos.com/2013/10/23/la-historia-del-poder-politico/

About Guillermo Molina Miranda

Techism is an online Publication that complies Bizarre, Odd, Strange, Out of box facts about the stuff going around in the world which you may find hard to believe and understand. The Main Purpose of this site is to bring reality with a taste of entertainment

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Copyright © 2013 Revista Pedagógica Nueva Escuela™ is a registered trademark.

Designed by Templateism. Powered By Blogger | Published By Gooyaabi Templates